jueves, 12 de julio de 2007

Para Proteger los Huesos, el Calcio de la Dieta Es Mejor Que el de los Suplementos

Las mujeres que obtienen de los alimentos la mayor parte del calcio diario, tienen huesos más sanos que las que lo obtienen principalmente de tabletas suplementarias. Ésta es la conclusión a la que ha llegado un equipo de investigación de la Escuela de Medicina en la Universidad de Washington en St. Louis. Asombrosamente, en su estudio han comprobado que esa situación se produce aún cuando la cantidad de calcio de los suplementos es, en promedio, superior a la que puede hallarse en una dieta. Una cantidad adecuada de calcio es importante para prevenir la osteoporosis, que afecta a muchos millones de personas en el mundo (se estima que 8 millones de mujeres y 2 millones de hombres sólo en EE.UU.). Otros 34 millones de ciudadanos estadounidenses tienen masa ósea disminuida, lo que les sitúa en una situación de riesgo creciente de desarrollar osteoporosis. El consumo de calcio puede ayudar a mantener la densidad ósea evitando que el cuerpo extraiga de los huesos el calcio que necesita.Las conclusiones del equipo de investigación sobre la ingesta de calcio provienen de un estudio con 183 mujeres postmenopáusicas. En éste, se preguntó a las mujeres detalles meticulosos de su dieta y de su toma de suplementos de calcio en una semana. Además de analizar la toma diaria de calcio en las voluntarias, el equipo de investigación estudió la densidad mineral ósea y las concentraciones en la orina de metabolitos de estrógenos.El equipo de investigación vio que las mujeres podían ser divididas en tres grupos: Un grupo, llamado el "grupo del suplemento", que conseguía por lo menos el 70 por ciento de su calcio diario de tabletas o de píldoras; otro, el "grupo de la dieta", que conseguía por lo menos un 70 por ciento de su calcio de productos lácteos y otros alimentos; y un tercero, el "grupo de dieta más suplemento", llamado así porque los porcentajes de procedencia del calcio de estas mujeres eran más igualados.
El grupo de la dieta fue el que tomó menos calcio, un promedio de 830 miligramos por día. Con todo, las mujeres de este grupo tuvieron una densidad ósea más alta en su columna vertebral y huesos de la cadera, que las mujeres del grupo del suplemento, quienes consumieron cerca de 1.030 miligramos por día. Las mujeres del grupo de dieta más suplemento tendían a tener la densidad mineral ósea más alta, como resultado de un consumo más alto de calcio, unos 1.620 miligramos por día.Se sabe que la hormona estrógeno mantiene la densidad mineral ósea. Pero la forma estándar de estrógeno es degradada o metabolizada en el hígado, dando lugar a otras formas, que pueden ser activas o inactivas. El análisis de orina demostró que las mujeres en el grupo de la dieta y en el grupo de dieta más suplemento tenían una proporción más alta de metabolitos de estrógeno activo en relación con el inactivo, que las mujeres del grupo del suplemento.Esto sugiere que el calcio alimentario puede estar asociado a un cambio en el metabolismo del estrógeno que favorece la producción de formas activas de estrógeno.Los suplementos de calcio difieren de los alimentos ricos en calcio en la eficacia de absorción de éste, y ello también podría tener un papel clave en los resultados del estudio. Por ejemplo, las tabletas de carbonato de calcio necesitan ser tomadas junto con una comida, de modo que la liberación de ácidos durante la digestión facilite la absorción del calcio, mientras las tabletas de citrato de calcio no tienen esta limitación. Si las participantes del estudio que tomaban carbonato de calcio no tenían cuidado en sincronizar debidamente el suplemento con la comida, esto podía acarrear que no recibiesen de tales suplementos un mayor beneficio.
Información adicional en:
WUSTL